CLIENTE: TU FELICIDAD ES MI PROGRESO


Huánuco es bello durante una tarde templada, pero como ardió la tarde para nuestro amigo cuando Dn. Ransés hizo esa pregunta, salía de dar una conferencia sobre lo importante que es investigar el mercado para innovar, antes de mí también hablaron de marketing, y tocaba hablar sobre el afamado neuromarketing que como era costumbre generaba esa sensación de perspicacia sobrecogedora sobre los detalles que arrojan sus técnica y que todo empresario en su rol de vendedor puede reconocer y que en algunos casos toman colocan a la investigación de mercado al otro lado de sus prácticas; más sobrecogedora aún fue la reacción del speaker cuando nuestro amigo agroproductor de cacao, levantó la mano para preguntar – Pero si debemos contratarlos para conocer que venderle al cliente antes que lo necesiten para que a mi negocio le vaya bien ¿Cuál es la diferencia con pagarles y pagar a un brujo? – ante la risa del público y una explicación tanto menos para amainar del sarcasmo popular, me quedé pensando al fondo de la sala:

- Nosotros como profesionales de marketing ¿Cuánto realmente nos estamos preocupando por acercar al empresario a la necesidad de conocer a su cliente, en realidad? ¿Será que enseñar trucos confrontando las técnicas que asisten al marketing bajo la premisa “hágalo fácil” termina por difuminar el interés del empresario por investigar a fondo su situación frente al cliente? O sencillamente nos dejamos llevar por el frenesí de creer que el cliente siempre espera que le sorprendamos, fundándonos en suposiciones a partir de lo que hacen algunos profesionales afamados y ni si quiera se lo hemos preguntado a nuestro cliente. Y si no lo hacemos, ¿Cuánto estamos llegando a transmitir realmente de nuestro fin en la satisfacción del consumidor? –

Sólo cerca de 5 de cada 10 empresarios dice haber empleado en algún momento investigación de mercado en los últimos 03 años en su empresa, una cifra aún menor es la que ha hecho alguna consulta a su mercado durante el año pasado, una cifra que preocupa sobre todo a nivel de PYMES tomando en cuenta que la mayoría que refieren haber hecho una investigación de mercado, se refieren a una encuesta realizada por ellos mismos o personal de confianza, con el margen de duda natural de una tercera opinión, y por la que muchas veces se aproximan a nosotros, para poder reducir distancias entre lo que se ve desde adentro de la empresa y aquello entre lo que decide el cliente.

Al final después de cada transacción, de cada venta, tenemos un único fin: la felicidad del otro con nuestra intermediación, y siempre tendremos una duda clave: ¿cómo hacer feliz a mi cliente de manera confiable para que la próxima vez para que me prefiera? Un “¿cómo?” que depende de un “¿Qué’” y un “¿Quién?” que nosotros estamos llamados a buscar para cada empresa honesta y llanamente, sin trucos, sin atajos que agudicen la perspicacia y desconfianza de nuestro mercado.

Probablemente la mayoría de nuestros empresarios o emprendedores no puede poner en cifras lo importante que resulta conocer a su mercado, sin embargo, resulta nuestra responsabilidad acercarlos a esta importancia y construir un puente seguro que los una, antes que un trampolín llamativo para que salten, lo importante no solo resulta de conocer al cliente sino de como aterrizamos para crear una relación significativa, que asegure y probablemente responda muchas de las inquietudes con las que iniciamos este año.

La Comunidad Peruana de Marketing

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus consultas y comentarios:
RECUERDA: Que si no tienes cuenta Google, ve a "Nombre/URL" y deja tu nombre.
Tu comentario será publicado en breve después de ser revisado.
Muchas Gracias