¡Special K, ella es más gorda que yo!


Por: Mónica Jiménez Oriundo

Si alguna chica no ha renegado con su figura a la hora de probarse ropa, es que eres Heidi Klum o eres de otro planeta.  Por lo menos, eso es lo que te hacen creer. 

Lo cierto es que hoy en día, la belleza se juzga a partir de qué tan parecida a las modelos de pasarela eres. Es decir, qué tan flaca y qué tanto se te nota los huesos. Los medios de comunicación y publicaciones, en general, son crueles con nosotras al fijarnos modelos físicos imposibles de alcanzar naturalmente, pero más crueles somos nosotras mismas al juzgarnos sin piedad y maldecir la celulitis o esos rollos de piel que sobresalen y nos alejan de la esbelta figura con la que soñamos.

Kellogg’s nos da una lección de autovaloración con su última campaña para el producto Special K: Shhhhut Down Fat Talk El spot simula una tienda y la visita de diversas clientas en busca de unos jeans de la talla apropiada, la sorpresa es que las prendas no tienen tallas, en vez de eso, tienen etiquetas con frases como “I look fat in this” (Me veo gorda con esto), “I have a muffin top” (Parezco un muffin), “cellulite is in my DNA” (La celulitis está en mis genes) y decorativos carteles con tweets impresos: “Feeling so disgusted about my figure at the moment #cow” (Me siento tan disgustada con mi figura en este momento #vaca), “I look ok from the neck up” (Me veo bien del cuello para arriba). 

Por ahí lanzan una estadística sobre el 93% de mujeres están hablando de cuán gordas se ven. Y un remate de “¿porque si no le dirías estas cosas a otra persona, te las dices a ti misma?” Sin embargo, resulta algo forzado. Para empezar, porque la mujeres más que autocriticarse, critican a otras. SIEMPRE. Muchas veces nos comparamos con otras, o sea que verdaderamente somos capaces de dedicarle esos insultos a otras chicas, lo que dejaría fuera de lugar la pregunta anterior.  Además, se trata de un producto de dieta, lo que me indica que debo hacer caso omiso a toda la parafernalia anterior y comprar Special K para ser flaca con vientre plano de todas maneras. Me deja la sensación de un insigth mal enfocado que abusa de la demagogia. 

Lo rescatable, dentro de todo, sería la integración de las redes sociales (Twitter) en la implementación de la tienda del spot, que vuelve a los tweets en carteles palpables. Rompiendo barreras entre el tiempo real y la realidad virtual, construyendo una coherencia entre lo que se publica en las redes y lo que se piensa en la vida real. 


La Comunidad Peruana de Marketing

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus consultas y comentarios:
RECUERDA: Que si no tienes cuenta Google, ve a "Nombre/URL" y deja tu nombre.
Tu comentario será publicado en breve después de ser revisado.
Muchas Gracias