¿Te Imaginas un Salón De Belleza Autenticamene Varonil? (Parte I)



Si eres hombre y alguna vez has tenido que acompañar a tu esposa o madre al salón de belleza, te habrás dado cuenta muy de primera mano la introversión y silencio que te surgen al ver los afiches de mujeres con peinados impactantes y de varones prolijamente acicalados, sillas estilizadas y espejos llenos de productos que tienen a una mujer en el envase o al menos colores amigablemente femeninos.

De seguro también recuerdas que cuando te diste cuenta de todas estas cosas de adolescente, probablemente caíste en un letargo y te pusiste tus audífonos, y para estos días que ya eres adulto, sencillamente sacas el móvil buscando una salida y de cuando en cuando participas de las bromas entre mujeres, consideras que es su momento, y que esta bien que la pasen bien mientras se ponen bellas ..."para nosotros".

Pero, un momento, no sólo tu mujer va a ese salón de belleza, tu también te cortas el cabello en un lugar similar a este (o por lo menos más de una vez lo has tenido que hacer), donde sueles entablar una conversación muy corta con el dependiente mientras revisas como queda tu corte y se puede ver el lenguaje corporal de tus pies buscando la salida más cercana. ¿Porqué no hay aquí una conversación larga sobre como esta la tabla del fútbol, los mejores lugares para comprar insumos o herramientas, o sencillamente una ocasión usual que nos permita conocer otros amigos varones?

Muy bien, a mi percepción, este es el caso de un servicio que te ha sido "empaquetado" y al que tu te has adecuado en su evolución, viendo mientras, la extinción progresiva del amigable barbero de bata blanca y navaja precisa y brillante, por lo menos en Lima donde algunos los extrañamos aún.

Supongamos entonces que el mercado masculino no pudo mantener este formato de negocio, y que por la ley del más fuerte, el público femenino y las nuevos decámenes de la belleza nos llevaron a aceptar como modelo aspiracional un varón no sólo pulcro sino ataviado de cuidados personales, incluenciado fuertemente en la mente de consumidor por figuras de moda como David Beckham y Cristiano Ronaldo. Sin embargo me queda la pregunta ante el espejo: ¿Qué hay entonces de los que no podemos y de repente no queramos llegar a este modelo?, ¿Qué clase de hombres no podrían sentirse cómodos con los modelos de los salones de belleza actuales?

En realidad existen muchas condiciones que restringen o disocian al varón promedio de medirse con los paradigmas visualmente presentes en un las paredes de un salón de belleza:

1. El adolescente actual como muy seguramente el anterior del anterior, no lo gusta cortarse el cabello donde su mamá y su hermana se lo cortan, y ni la más cálida conversación lo puede convencer fácilmente, de ahí la popularidad en Lima particularmente de las "Barber Shop", las cuales haciendo uso de un estilo urbano, realizan cortes de moda con acabados de un jardín Zen. Sin embargo, ¿Qué hay de los adolescentes que no gustan de este estilo urbano, acabados de afeitadora y "crop circles"?.

2. Definitivamente los jóvenes se van dando cuenta de que a medida que van adquiriendo edad se reducen las opciones y aunque algunos de nuestros jóvenes siguen optando por pedir algunos cortes llamativos a estas "Barber Shop". Seguimos teniendo a un grupo que no gusta de éste estilo y que va ampliándose a medida que la vida laboral les exige un recato mayor que exime el uso de trenzas, "dreads" u otros arreglos que connotan inmadurez o falta de seriedad. Así mismo, a medida de que algunos jóvenes con ingresos van adquiriendo un estilo de vida determinado, se hace más lejana la asociación con una "Barber Shop" llena de graffitis y chicos antojadizamente en ropa deportiva a la cobertura de sus necesidades.

3. Para los ya adultos, como su servidor, resulta interesante escuchar sobre nuevas cadenas de cuidado de la belleza, sin embargo al visitarlas nos encontramos con un formato realzado o sofisticado del tradicional formato lleno de belleza icónica y productos que pretenden verse varoniles. Imagínate por un momento a un adulto con problemas de alopecia parcial (calvicie parcial), y para el que soluciones como implantes capilares o tratamientos con plaquetas constituyen una decisión de orden quirúrgico, económico y por último estético muchas veces liada con objetivos mayores, entrando a un un salón de belleza a hacerse un corte de cabello, revisa el lugar y no encuentra ni figuras parecidas a él en las paredes ni catálogos, en el que se brinda un trato estándar al cliente; y más aún si nuestro compañero estilista cuenta con un lenguaje corporal algo suave y que no conecte con un cliente con una visión sólidamente varonil y que no gusta de esta clase de tratos, o que por último no sienta la voluntad de escucharlo o comprenderlo. Así, ¿Qué sucede con el empresario que evidencia opulencia en su figura o el sencillo hombre de familia que no encuentra su genotipo en ninguna pared y le es orientado a asociar su figura a un modelo de los que hay a disposición?

4. Por último para el adulto mayor, para el cual muchos paradigmas de la belleza actual no le son cercanos, y se conforma ya con una conversación femenina que le pueda parecer confortable, mientras los resultados del servicio sean óptimos. La verdad no puedo profundizar sobre la satisfacción de este tipo de cliente dado que muchos no sólo visitan el salón de belleza para mantener el porte sino también para observar la belleza de las dependientes y hasta compartir una plática casual con una sonrisa socarrona, digna de un cazador con experiencia sin la reina de la casa al lado. Pero aún así ¿Qué hay de los que ven a los mejores actores de su época entrados en años y quieren compartir ese look?

Estas condiciones me hicieron preguntarme...
¿Cuáles serían las características de un Salón de Belleza Varonil?

Entonces, asumiendo estas figuras, comenzamos a preguntarnos ¿Cuáles serían las características de un salón de belleza auténticamente varonil?, ¿Se llamaría Salón de Belleza, Barbería o debería tener una nueva denominación?, ¿Cuál sería el mejor lenguaje para comunicarlo a su mercado objetivo?, ¿Cuál sería la ruta del cliente a través de la experiencia del servicio?, ¿Con qué servicios debería contar y que espacio de servicios complementarios abriría la propuesta de estos negocios?, y para el caso de Perú ¿Dónde podría ubicarse y a cuanto podría ascender la inversión?.

Estas y otras preguntas las resolveremos en la siguiente semana en la segunda parte de este artículo, ...mientras le invito a compartir sus comentarios al respecto en este artículo, que a su vez nos ayudarán a decidir sobre las respuestas más asertivas a estas  interrogantes.

Escribe: @ciezamkt

La Comunidad Peruana de Marketing

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus consultas y comentarios:
RECUERDA: Que si no tienes cuenta Google, ve a "Nombre/URL" y deja tu nombre.
Tu comentario será publicado en breve después de ser revisado.
Muchas Gracias